“Cuando encuentres a Buda, mátalo”. No lo digo yo, lo dice el proverbio. Y es que además ese cabrón se le parecía: gordo, calvo, con los ojos rasgados… si hasta vestía de naranja. Estaba claro, ¿no? ¿Quién coño iba a pensar que en China también había repartidores de butano?

CRISIS CREATIVA

Llevaba horas así, delante de un papel en blanco; se sentía totalmente incapaz de escribir nada.

Al final estalló y, con un bufido, abandonó la mesa de un salto, derramando el tintero sobre la hoja.

Se dirigió hacia la cocina, bebió un poco de leche y salió al jardín, pensando...“Maldita sea, ni siquiera debería estar pensando esto...


¡SOY UN GATO!"

11 comentarios:

  1. Me encanta, el microrrelato, muy sugerente.

    ResponderEliminar
  2. Lo dicho. Como unas maracas :) ¿Los erizos bufarán?

    ResponderEliminar
  3. Musas traicioneras??
    srta. glamour

    ResponderEliminar
  4. Me encantaría ser un gato, tan individual, tan aventurero, tan falto de caricias, tan...tan... gato... así pensaba Ramsés II en tener una perdurable vida tranquila cual gato que a su frente relamía su pelaje...
    Un saludo. Por cierto me ha gustado mucho tu microrelato!

    ResponderEliminar
  5. Y en qué no deberíamos pensar nosotros humanos?
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  6. Alicia B.R.

    Para alguien que ha escrito que el papel lleva veneno y se debe tener cuidado de las metáforas, una crisis creativa suena bastante conveniente; aún así, las musas volverán... Siempre vuelven, y me gustaría decir que eso es bueno, pero no sé, la certeza no es lo mío; supongo que por eso siempre la busco en los demás. Cosas en común ¿no?

    ResponderEliminar
  7. Queridísimo gato, recuerda que dentro de la tecnología también se encuentra la inspiración...
    Un saludo muy grande

    ResponderEliminar
  8. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar